Home / Cuidado de plantas / Cultivo de tomate: Primera parte

Cultivo de tomate: Primera parte

Cultivo de tomate: Primera parte

Hace un tiempo empezó la Primavera y con ello volvieron los días soleados y la necesidad de comer alimentos frescos para saciar el hambre y la sed, sin sobrecargar el cuerpo con digestiones pesadas.

Las ensaladas, hechas con una mezcla de hojas, verduras y granos, son platillos completos pero, para aprovechar todos los nutrientes y propiedades de las hortalizas, ¡lo mejor es que las coseches en tu jardín!

Hoy vamos a aprender a cultivar tomates, ricos en vitamina C y carotenos, excelentes para añadir a cualquier ensalada con súper poderes antioxidantes.

El tomate es una planta que forma parte de la familia de las solanáceas, al igual que el pimiento, la papa, el tabaco y la berenjena.

La siembra de tomate, cuyo cultivo es relativamente fácil si se cubren sus necesidades básicas, se realiza iniciada la primavera; sin embargo, en Yucatán podemos iniciar ya, faltando un mes todavía para el cambio de estación, aprovechando la temperatura cálida de los últimos días.

Para empezar, prepararemos un semillero con buen suelo y pondremos las semillas algo separadas una de otra y las cubriremos ligeramente, con apenas uno, a tres, centímetros de sustrato ligero y, de preferencia, nutrido orgánicamente.

Las simientes germinarán aproximadamente a los cuatro o cinco días. Esperaremos un poco más para trasplantar, es decir, cuando ya tengan cuatro hojas.

Hay que tener claro que debemos darles suficiente espacio a las plantitas en la maceta definitiva, o en el suelo donde vivirán, unos 30 o 40 cm serán suficientes, pues a los tomates les agrada sentirse cómodos para poder crecer.

Los cuidados básicos de este cultivo son: suficiente luz solar, agua abundante y compost orgánico mensual, como fertilizante.

Por otro lado, hay que vigilar el ataque de insectos que podrían convertirse en un problema de plaga.

No recomendamos soluciones tóxicas sino respeto por la Naturaleza, prevención y atención moderada: simplemente revisa las hojas dos días a la semana, prestando atención a la presencia de pulgón algodonoso, araña roja y caracoles, principalmente.

También, para ahuyentar a los insectos, utiliza soluciones hechas a base de ajo y cebolla hervidos. Además, implementa la asociación de cultivos favorables. Por ejemplo, el tomate queda protegido si sembramos cerca, incluso en la misma maceta, plantas de albahaca.

En nuestra próxima entrada, no te pierdas la segunda parte del artículo “Cultivo del tomate”, te enseñaremos a hacer la poda correcta de la planta y a darle sostén con tutores, también hablaremos de pH, nutrientes, y cómo cosechar los frutos.

Comments(1)

  • April 13, 2017, 4:26 am  Reply

    Me sorprende la parte del texto en la qual opina que le parece una barbaridad que los expertos recomienden distancia entre plantas de 40 cm, recomendando el mismo 15 cm Para una planta,que como minimo si esta sana crece 1 metro de altura, parece mas una tortura que un cultivo.

Leave a Comment